19/1/09

Derecho perenne

Un lector del blog me advertía que, tratando sobre el derecho, parece como si no saliésemos del círculo de los jurisconsultos romanos, y me preguntaba si no habría "ideas nuevas" en la filosofía del derecho. Le sugerí entonces que a los amigos de novedades quizá interese las reflexiones del filósofo portugués Boaventura de Sousa Santos, sobre cuyas ideas tal vez hagamos algún futuro comentario. Aunque la pregunta que se me hizo puede llevarnos a otra: si en la reflexión sobre el derecho es posible la novedad.

Cuando leemos los testimonios legales más antiguos que conocemos, como el derecho sumerio, identificamos bajo el manto de instituciones y prácticas exóticas, elementos reconocibles, invariables con el transcurso de los siglos, que constituyen la sustancia de aquello a lo que decimos "derecho": los deberes y las obligaciones, los bienes propios y los ajenos, los castigos y las multas, las relaciones familiares, la libertad y la sumisión a las autoridades.

Así, en la investigación teórica del derecho podemos dirigir nuestra mirada a los fenómenos superficiales, idiosincráticos de un tiempo y de un país [quid sit iuris], o bien a la sustancia universal del derecho, que es la misma siempre y en todo lugar: esto es la naturaleza del derecho [quid sit ius]. Así planteado, nuestra indagación de qué es el derecho demanda una respuesta sub specie aeterni, aunque sean muchos los juristas y filósofos que de diversos modos hayan respondido a lo largo de la historia humana.

Dice Santo Tomás que lo natural es inmutable, e idéntico para todos [illud enim quod est naturale est immutabile, et idem apud omnes], y es así en todo tiempo y lugar [oportet quod sit semper et ubique tale], pero advierte también que la naturaleza del hombre es por el contrario mudable, porque a veces su voluntad se pervierte [quandoque contingit quod voluntas hominis depravatur] (2-2 q.57, a.2). Por eso diremos que el derecho, visto desde la cosa misma [ex ipsa natura rei], no cambia y siempre es el mismo, aunque las relaciones humanas sean inconstantes y mudables.

La multiplicidad de ideas y opiniones sobre el derecho, que nacen de la inconstancia del pensamiento humano, pudiera hacernos creer que es el objeto mismo, el derecho, lo que muda y cambia. Pero confundimos así las palabras con los conceptos. El pensamiento de Santo Tomás será para nosotros una buena guía para conocer el derecho perenne, si estamos dispuestos a reconocer un concepto universal del derecho que recorre los siglos.

11 comentarios:

SB dijo...

Saludos y gracias por este interesante blog.

SB

SB dijo...

Gracias Joaquín por tu comentario; sigo tu blog para aprender y transmitir.
Te saludo afectuosamente.
SB

Joaquín dijo...

Un cordial saludo para tí, SB.

Paolo Tejada dijo...

Me ha gustado mucho tu blog. Tenemos muchas ideas en común. Soy profesor de Derecho Natural y en adelante lo tendré en cuenta

Saludos
Paolo

Joaquín dijo...

Muy honrado con tu visita, Paolo. Espero retomar pronto el hilo de la reflexión tomista sobre el derecho. Precisamente aún no he alcando todavía al tema "fuerte", que es la noción de derecho natural. Ya veremos que las precisiones de Santo Tomás son muy esclarecedoras sobre el tan traído y llevado "derecho natural".

Cordiales saludos.

Capitán dijo...

Joaquín, me alegro de haber descubierto tu blog. Siempre me gustó la Historia, y el derecho, y la filosofía, y aunque profesionalmente no me dedic a ello, encntrar sitios donde se encuentran análisis tan interesantes es un placer

Joaquín dijo...

Agradecido sinceramente, Capitán.

Hugo dijo...

Me resultó interesante el blog, es importante que continúes con él; ayuda a pensar; algo de lo que nos proponemos en educazul.blogspot.com.
Nos gustaría encontrar nuevas entradas al volver por aquí.

Joaquín dijo...

¡Muchas gracias, Hugo!

Haremos lo posible por satisfacer tu deseo de que este blog continúe. De hecho, puedes ver que tengo dos blogs (el otro es "majao público") y uno u otro me absorben las energías disponibles...

Un abrazo,

Rosna dijo...

Joaquín san ,reponga energías ,por favor y continúe con este cuaderno tengo mucho que aprender .
Muchas gracias
saludos desde la isla
Rosna

Joaquín dijo...

Meditaré reanudarlo en el próximo curso académico.

Mis respetuosos y cariñosos saludos, Rosna san.