23/4/08

Stilus brevis

"Queremos señalar finalmente otro mérito que contribuye no poco a la utilidad y excelencia de la doctrina de Santo Tomás: nos referimos a su estilo literario, límpido, sobrio, preciso, forjado en el ejercicio de la enseñanza, en la discusión y en la redacción de sus obras. Baste repetir a este propósito lo que se leía en la antigua liturgia dominica en la fiesta del Aquinate: Stilus brevis, grata facundia; celsa, firma, clara sententia (Estilo conciso, exposición agradable, pensamiento profundo, denso, claro).

"No es ésta la última razón de la utilidad de acudir a Santo Tomás en un tiempo como el nuestro, en el que a menudo se emplea un lenguaje o demasiado complicado y retorcido, o demasiado tosco y vulgar, o incluso tan ambiguo que no sirve ni de vehículo del pensamiento, ni de mediador entre los que están llamados al intercambio y comunión en la verdad."
(Lumen Ecclesiae, n. 20).

En nuestra primera anotación temía que algo importante de la comprensión del texto de Santo Tomás se pierde si no se lee en latín. Pablo VI ha recordado esa fórmula ("Stilus brevis...") que compendia inmejorablemente los quilates de la prosa tomista, que se expresó eficientemente en la sintética lengua de la escuela: la mayor carga conceptual para la menor extensión verbal (pocas palabras pero elocuentes), realizando el ideal de que las palabras transparenten el pensamiento.

Para los hablantes de una lengua románica, ¡no hay excusa para no leer a Tomás en latín!

6 comentarios:

Mary White dijo...

Pues si no hay excusa,habrá que hacer un esfuerzo.

Ignacio dijo...

Es que lo que se refiere como "estilo literario" realmente es una "consigna" para todo en la vida Joaquín; es impepinable y de tan claro deslumbra.

De los enlaces que tiens ¿cual es el que sigues tu o vual recomiendas seguir para ir certificandonos mientras avanzas en los posts?

Joaquín dijo...

Mary White, hay que hacer el esfuerzo. Así nos marcamos un doble objetivo: leer a Santo Tomás, y aprender latín.

Ignacio, para leer la S.Th. en castellano, recomiendo la página de los dominicos. El "Corpus Thomisticum" reúne la obra completa en la lengua original, además es fácil de usar. Aunque lo más cómodo es leer con el libro en el buró. No me acostumbro a leer en pantalla.

Entre los enlaces hay un texto introductorio (en PDF) del catedrático barcelonés Eudaldo Forment, que es un tomista muy activo.

Los demás enlaces os lo dejo para que los consultéis por vuestra cuenta.

Emilio Cervantes dijo...

El estilo es la apariencia que toman las ideas al emerger, al salir.

Un estilo directo y claro es el resultado de buenas ideas.

Seguiremos intentando el latín,....

PS: Hice novillos la última clase!

Morgenrot dijo...

¡ Cuán grandeza la de Aquél que dice lo mucho con poco y buen uso del idioma!

Joaquín, estudié tres años de Latín, pero creo que me costaría mucho leerlo fluidamente, tendría que repasar las declinaciones y tirar de diccionario.
Así que me gusta leerlo en latín y castellano.
Saludos, buen tomista.

Joaquín dijo...

Morgenrot, también yo tuve una larga temporada abandonado el latín, añorándolo, hasta que me puse a leerlo de corrido... Aunque a veces me paro, atrancado en la comprensión de lo que leo, la práctica te hace captar de inmediato las declinaciones sin pensar.